Camí de Cavalls

deportes cami de cavalls 4a 600x399 Camí de Cavalls

Camí de Cavalls a día de hoy

Cualquier ruta por larga que sea empieza con un paso. Luego llegan las subidas, las bajadas y los meandros, porque en la vida aunque lo parezca no hay camino llano. Y solo, a veces, una meta clara.

En Menorca hay un sendero que lleva al mismo punto de partida, el Camí de Cavalls.

El caballo hasta hace pocas décadas era el único vehículo que podía pasar por los caminos, por eso, se adaptó a ellos.

La mejor manera de hacer el Camí de Cavalls es montado en este cuadrúpedo.

El Camí de Cavalls permite recorrer el perímetro de Menorca al completo. Son unos 200km de camino, lo cual no es frecuente. Menos aún, en una isla pequeña como ésta.

Los menorquines han luchado durante años para recuperar este trazado que había quedado en desuso. Actualmente se están llevando a cabo labores de limpieza, licitación, colocación de barreras para que se pueda transitar libremente por el camino que ya se ha expropiado, pagado y que se encuentra en la fase final.

La reclamación de la Coordinadora del Camí de Cavalls era clara. Solicitaban el derecho de paso por este camino que atraviesa fincas privadas y un trazado que, por cierto, no está siempre definido del todo. Muchos de los propietarios de los terrenos impedían la circulación incluso poniendo un muro en el sendero. El debate llego a los tribunales, pero el Gobierno Menorquín decidió concluirlo expropiando el uso de este camino. Ahora el paso es libre, más o menos.

Un patrimonio que enamora

Aventura, deliberación y obstáculos es lo que encuentran los menorquines y demás curiosos que se aventuran por este sendero todavía por señalizar con exactitud.

El Camí de Cavalls es una ruta muy importante para los menorquines, que tiene gran valor ecológico-medioambiental, interés científico, paisajístico y, sobretodo, ruta tradicional menorquina.

En Menorca sobran piedras. El muro o “paret seca” jalona toda la isla. Delimita propiedades y marca carreteras y, claro está, en algunos tramos acompaña al Camí de Cavalls.

En la isla se quitaban las piedras para poder plantar, y las amontonaban en forma de muro. Con ello se percataron que protegían la vegetación del viento y de este modo se empezó a jalonar toda la isla.

Desde el Consell Insular de Menorca, intentan romper barreras. Pues todavía en el recorrido se encuentran muros que no deberían persistir.

La idea es reconducir el excursionismo en un sólo camino. Algunos tramos son una auténtica selva y contra ello habrá que luchar. Habrá que ir recolocando hitos. Forma parte también de otro proyecto posterior acordar cómo se va a mantener este camino en buen estado. Hitos como los ya colocados no deben ser sólo una anécdota.

Las torres de la isla son uno de sus patrimonios. Las une el Camí de Cavalls. El control de la costa es el motivo de su existencia. Hay dos tipos de torres: las que se usaban como puesto de vigilancia y las que tenían como función repeler cualquier invasión.

Se dice que el camino acostumbraba a pasar por el lado del mar del último muro que limitaba los pastos en la costa.

El acebuche es la madera utilizada para hacer las barreras que tanto caracterizan a la Menorca rural. Muchos son los senderos que se encuentran delimitados por ellas y cuya función principal es separar un terreno de otro y evitar que el ganado se extravíe.

Ahí queda el Camí de Cavalls, permanecerá como testigo de la historia de aquellos que pasan persiguiendo caminos hacia lo imposible o hacia lugares cercanos al paraíso.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.2/5 (17 votes cast)
Camí de Cavalls, 4.2 out of 5 based on 17 ratings