Raza oficial desde Enero 1989

Todas las fiestas populares tienen un protagonista común: el caballo menorquín. La raza menorquina es de origen bereber, reconocido oficialmente desde Enero de 1989, se caracteriza por su color negro, delgadas y largas extremidades, ojos redondeados, mirada vivaz, carácter noble, apariencia enérgica y fuerte, y estilo elegante.

De esbelta y majestuosa silueta, son de capa negra. En ocasiones presentan manchas blancas, en cara y extremidades, de reducida extensión. Es un caballo noble de sangre caliente, rústico y resistente.

Fiestas de Menorca y doma clásica

Los caballos Menorquines, además de bailar al ritmo del tradicional jaleo en las fiestas menorquinas, caminando sobre sus piernas traseras y ejecutando el conocido “bot”, son muy aptos y eficaces en la doma clásica, doma de alta escuela, espectáculos y enganche.

Los movimientos más característicos que resaltan son:

-El trote corto y recogido.

-El hacer girar al caballo con los posteriores, es decir una pirueta inversa, para así defender la boca del caballo de los empujones de la gente durante la fiesta.

-El « Bot », o elevación del tercio anterior trasladando el peso del cuerpo sobre los posteriores, manteniendo la posición de la cabeza y cuello y el contacto con la mano del jinete.

-El « bot »de caminar, caminar sobre las patas traseras.

-El pasaje.

-Piaf.

-Pirueta directa.