Ven a descubrir la naturaleza de Menorca

La vegetación de Menorca, típicamente mediterránea, es mayoritariamente forestal, protagonizada por l’ullastrar (Prasio-Oleetum Silvestris) en la zona de Es Migjorn (representando un 45%) y l’alzinar (Cyclamini balearici-Quercetum ilicis) en las montañas interiores y barrancos (representando el 15%), además de pinares, marinas, sabinas cerca de las playas y diferentes tamarindos (Tamarix).

En un nivel más bajo, comprendido por vegetación arbórea, arbustiva, acuática o rupícola de tipo azonal, encontramos lentisco (Daphne gnidium), madroños (Arbustus unedo), brezo (Erica vagans), bruguera (Erica multiflora), retama (Faboideae), mirto (Myrtus), enebro (Juniperus communis), adelfas (Nerium oleander), zarzas (Aristolochia baetica), palmito (Chamaerops humilis), aladierno (Rhamnus alaternus), arbequina (Olea europea), parietaria judaica (Parietaria diffusa), romero (Rosmarinus officinalis), jara blanca (Cistus albidus), guardalobo (Osyris alba), trébol blanco (Trifolium nigrescens), trébol macho (Lotus cytisoides), zulla (Hedysarum coronarium), balsamina (Salvia verbenaca), candilera (Phlomis italica), zanahoria borde (Daucus carota), bocha (Dorycnium pentaphyllum), cañaheja (Ferula communis), rusco (Ruscus aculeatus), hinojo marino (Crithmum maritimum), jaguarzo morisco (Cistus salviifolius) y jonc boval (Scirpus maritimus) en zonas dunares y húmedas, aliagas espinosas (Calicotome spinosa), lenteja de agua (Lemna gibba), agraz marino (Ephedra fragilis), líquenes (Lecanoromycetes) y los denominados localmente socarrells (Anthyllis hystrix) que, sometidos al viento y a la salinidad, se acantonan en el litoral (costa norte), frecuentemente, en las proximidades a barrancos.

Menos abundantes, pero no por ello menos representativas, son las liliáceas (Liliaceae), con ejemplares tan característicos como la porrassa o caramuixa (Asphodelus aestivus), la ceba marina (Urginea marítima), la ceba bollina (Asphodelus fistulosus) , y el esparrago silvestre (Asparagus stipularis); las amarilidáceas (Amaryllidaceae), fácilmente reconocidas por sus flores trímeras dispuestas en inflorescencias similares a umbelas, como la azucena de arena (Pancratium maritimum), la azucena borda (Narcissus tazetta)o la pita (Agave americana); las iridáceas (Iridaceae), con dos ejemplares bien conocidos por los menorquines, como indican los diferentes nombres populares que se le atribuyen: el rossinyol o espaseta o xuclamel o coltell (Gladiolus illyricus) y el ginjol groc o espadella (I. pseudacorus); las gramíneas o poáceas (Poaceae), abundantes en la isla, y entre las que citaremos el càrritx (Ampelodesmos mauritanica), el carrizo (Phragmites australis), el gramón (Cynodon dactylon) y la cugula (Avena barbata); las aráceas (Araceae) entre las que destacan el frare cugot (Arisarum vulgare), la rapa mosquera (Dracunculus muscivorus), la fulla d’Eva (Colocasia esculenta), la fulla de trau (Montsera deliciosa), el lliri blanc (Zantedeschia aethiopica) y el margalló (Chamaerops humilis); además de algunas orquídeas (Orchidaceae) , entre las que destacan la Ophrys lutea, localmente conocida como las mosques grogues, la Ophrys speculum o mosques blaves que, probablemente, son las más bellas de las distintas especies de Ophrys que nacen en el campo menorquín, y las Anacamptis pyramidalis y Ophrys tridentata, las más frecuentes.

*A todo ello, añadir que el listado de especies vegetales ha sido confeccionado en atención a la abundancia, importancia y reconocimiento en la isla de las mismas, sin pretensión de presentar una lista cerrada y/o exhaustiva. Lo determinante de esta sección es familiarizarse con la vegetación menorquina más popular entre isleños y apasionados de la naturaleza.