Toponimia árabe y la sínia

Después de varias incursiones islámicas y normandas, en el año 903 las Baleares pasaron a formar parte del Califato de Córdoba con capital en Medina Minurka (Ciudadela) y, después de su desaparición, Menorca se integró en el reino taifa de Denia, en el 1015. Muestra de ello es el tesorillo de Binisaid, hallado a mediados del siglo pasado, con abundante material numismático de la época.

El castillo de Santa Águeda era la principal fortaleza musulmana de la isla. Concebido como un castillo-refugio, en su amplio recinto podía albergar numerosas personas con sus rebaños. En su interior, incluso había una zona de hábitat permanente, con casas y calles.

Los casi 300 años de ocupación musulmana dejaron una importante herencia en Menorca, como lo demuestra un abundante toponimia de origen árabe (Biniparrell, Biniali, Binigaus…) y las obras hidráulicas como la sínia.