El tratado de Amiens 1802

La segunda dominación inglesa habría de finalizar en 1782, año en el que la alianza franco-española permitió a España recuperar la soberanía de Menorca, con la victoria del ejército capitaneado por el duque de Crillon.

Finalmente, por el Tratado de Amiens (1802), Inglaterra devolvió de manera definitiva Menorca a España. Los británicos pactaron la entrega de Menorca y del resto de las islas que ocupaban en el Mediterráneo con el objetivo de que los franceses abandonaran Egipto.

A pesar del buen hacer del conde de Cifuentes, llegan con la administración española el marchismo absolutista y la consecuente pérdida de libertades. Y durante los reinados de Carlos IV y Fernando VII, la decadencia imperante afecta ya a todos los estamentos. Menorca entró entonces en una etapa de retroceso, que la apartó definitivamente del mundo exterior.