Notice: wpdb::prepare se llamó incorrectamente. La consulta no contiene el número correcto de marcadores (2) para el número de argumentos pasados ​​(3). Por favor, visita Depuración en WordPress para más información. (Este mensaje se añadió en la versión 4.8.3.) in /var/www/vhosts/menorcaexplorer.com/httpdocs/wp-includes/functions.php on line 4147
Fornells, Son Parc y Arenal d'en Castell - Menorca Explorer

Fornells, Son Parc y Arenal d’en Castell

Home/Sobre Menorca/Pueblos de Menorca/Mercadal/Fornells, Son Parc y Arenal d’en Castell

    Monte Toro, visita imprescindible

    Mercadal, a medio camino entre Maó y Ciutadella, se ha convertido desde hace unos años en la estación gastronómica por antonomasia. Mucho más si le sumamos Fornells, que pertenece a su término municipal y es archiconocida por su fantástica caldereta de langosta.

    Amparado bajo la sombra de Monte Toro, es un pueblo blanco y extremadamente limpio. Mercadal es la cuna de las famosas abarques, calzado típico menorquín que sólo aquí se sigue fabricando de forma artesanal, en el taller de Gabriel Servera. En sa Plaça, la pastelería de Cas Sucrer es conocida en toda Menorca, por ser los artífices de los amargos, carquinyols, turró cremat, braç de gitano y una especie de caramelos llamados besitos.

    No se puede dejar Mercadal sin subir al Monte Toro, que además es el corazón espiritual de toda Menorca. Con sus 358 metros, es la montaña más alta de toda la isla. Si el día es claro, desde su cima, se contempla toda Menorca y, tras el canal, las montañas de Mallorca. Además de una iglesia y un convento donde se albergan monjas franciscanas, los turistas pueden disfrutar de las estupendas vistas en una terraza bar que hay instalada, así como visitar las tiendas de souvenirs.

    Addaia, Arenal d’en Castell, Son Parc y Fornells

    Como zonas turísticas, pertenecen al término municipal de Es Mercadal, la urbanización de Addaia y el Arenal d’en Castell y la pequeña localidad de vacaciones de Na Macaret, muy próximas entre sí. Más adelante, retomando la carretera Mahón – Fornells, en un desvío a la derecha se encuentra la urbanización de Son Parc y la playa de Son Saura.

    El Port d’Addaia, aprovechando la protección que brinda este extraordinario fondeadero natural y a pesar de que su entrada se ve dificultada por islotes y escollos, se ha instalado en ella un puerto deportivo en torno al cual han crecido urbanizaciones y casas de vacaciones.

    Na Macaret se encuentra justo delante de Addaia, cuenta con una pequeña y atractiva playa con todo tipo de servicios (bar-terraza, tienda de souvenirs, alquiler de kayaks, etc.).

    El Arenal d’en Castell es una extensa playa con perfecta forma de concha o herradura. Tiene una longitud aproximada de 700 metros y una anchura de treinta. De una belleza espectacular, cuenta con varios restaurantes, supermercados, quioscos, rent a cars y alquiler de embarcaciones, tales como kayaks, velomares, etc. En verano es una de las urbanizaciones más concurridas del litoral septentrional. Perfecta para veranear.

    La playa de Son Parc tiene una extensión de 300 metros y durante la temporada estival, reúne a muchos turistas e isleños. La urbanización cuenta con un magnifico campo de golf, para todos los fieles a este deporte, así como pistas de tenis y campo de futbol.

    Son Saura es una extraordinaria playa de arena blanca, con dunas que se adentran hasta el bosque de pinos circundante. Muy frecuentada en verano, cuenta con números servicios, entre los que se incluyen restaurantes y hamacas, sombrillas y velomares de alquiler. Un corto paseo a través de los acantilados conduce hasta la pequeña pero atractiva Cala Pudent en algo menos de media hora.

    Finalmente, retomando la carretera Mahón-Fornells y saliendo del desvío a Son Parc, es imprescindible realizar una parada en Tirant para contemplar el impresionante cabo de Cavalleria y las playas de Binimel·là y Pregonda.

    Como última parada obligatoria encontramos el Puerto de Fornells. Un atractivo pueblo de pescadores situado en el norte de la isla, en la bahía de su nombre y de visita obligatoria. Fornells mantiene gran parte de su aspecto tradicional y un inequívoco sabor marinero. Es internacionalmente conocida por la caldereta de langosta, especialidad de la mayoría de sus restaurantes.

    La bahía, de gran belleza, es un lugar idóneo para la práctica de los deportes de vela, especialmente el windsurf. Cuenta con numerosas terrazas y restaurantes, así como tiendas de calzado, ropa y complementos. Durante la temporada estival, muchas noches se instalan distintos tipos de mercadillos donde los visitantes pueden comprar principalmente joyas y vestidos.

    Andando se puede llegar al cabo de Fornells, donde se localiza una torre defensiva británica construida en 1802 y desde la que se aprecian magnificas vistas. En definitiva, un rincón esencial de la isla en la que pasar una bonita tarde noche y palpar la esencia menorquina.