[fusion_builder_container hundred_percent=”yes” overflow=”visible”][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=”1_1″ background_position=”left top” background_color=”” border_size=”” border_color=”” border_style=”solid” spacing=”yes” background_image=”” background_repeat=”no-repeat” padding=”” margin_top=”0px” margin_bottom=”0px” class=”” id=”” animation_type=”” animation_speed=”0.3″ animation_direction=”left” hide_on_mobile=”no” center_content=”no” min_height=”none”][fusion_slider size=slider]

Excelentes itinerarios para toda la familia

El término municipal de Sant Lluís cuenta con numerosas áreas turísticas. A continuación le detallamos los mejores itinerarios a modo de recomendación.

Binibeca, Punta Prima, Alcaufar y S’Algar

Un bonito y agradable itinerario es el que permite recorrer el litoral sur de Sant Lluís, desde el Cap d’en Font hasta Punta Prima. Discurre en paralelo a la costa, donde se suceden las calas y las urbanizaciones.

La primera cala que encontraréis es Es Caló Blanc, diminuta entrada de mar pero de gran belleza. Siguiendo hacia ponente, llegaréis rápidamente a la playa de Binisafúller. Rodeada de chalés medio escondidos entre la vegetación, Binisafúller es una de las calas más hermosas y con más encanto de Menorca.

Poco más adelante, merece la pena hacer un stop para visitar el Pueblo de Pescadores de Binibeca Vell. Estrechos callejones, pasadizos cubiertos y terrazas semiocultas que se asoman al mar forman un conjunto arquitectónico de gran atractivo.

Muy cerca del Poblado de Pescadores se encuentra la playa de Binibeca (o Binibèquer). De arena blanca y aguas transparentes, cuenta con un chiringuito junto a las rocas, además de otros servicios, tales como hamacas y sombrillas de alquiler.

Continuando hacia levante, no tardaréis en llegar a Cala Torret, cala rocosa que da nombre a la urbanización, y a Biniancolla. La carretera termina en playa de Punta Prima, situada en el extremo suroriental de la isla. Es de arena blanca y fina, tiene 125 metros de longitud y 70 de anchura. Entre sus servicios se incluyen restaurantes y hamacas y sombrillas de alquiler. También tiene puesto de vigilancia y lancha de la Cruz Roja. Punta Prima es un lugar de vacaciones tradicional, frecuentado por un turismo familiar. Hay campos de baloncesto y de futbol, así como también parques infantiles para los más pequeños, además de distintos complejos hoteleros con todo tipo de servicio. Frente a ella, se localiza la illa de l’Aire, prácticamente plana.

Por otro lado, en relación a la costa este de Sant Lluís, una carretera bien señalizada conduce hasta Alcaufar y S’Algar, dos lugares que, pese a su cercanía, difieren considerablemente entre sí.

Alcaufar es una hermosa cala de arena blanca. Las construcciones, de aire tradicional, se localizan en su orilla izquierda, mientras la derecha permanece intacta. Las típicas casetas y algunas barcas de pescadores le confieren un gran encanto. Tiene unos 25 metros de longitud y cincuenta de anchura. Entre sus servicios se incluyen restaurantes y hamacas y tumbonas de alquiler. A espaldas de la playa parte un camino que se dirige hacia Poniente y que conduce en pocos minutos hasta una torre defensiva española del siglo XVIII.

S’Algar es una moderna urbanización cuya arquitectura no desentona con el entorno: viviendas de escasa altura, mucho espacio verde y buen equipamiento deportivo. En ella el turista puede encontrar distintos complejos hoteleros, restaurantes y un centro hípico. No obstante, el principal atractivo de S’Algar es su cercanía a Cala Rafalet, una verdadera joya escondida situada a poco más de 300 metros. Después de seguir un sendero bordeando los acantilados llegareis a la cala.

Finalmente, también os recomendamos visitar el pintoresco caserío de Torret, al que se accede por la carretera que conduce a Alcaufar, tomando el primer desvío a la derecha. Son características de este caserío las casas de campo de piedra de marés con las paredes y los tejados encalados. Por su singular belleza, hay que destacar la casa con las puertas y ventanas pintadas de color verde carruaje contrastando con el blanco de la cal y los pestillos menorquines de latón siempre brillantes y que constituye una estupenda muestra de la arquitectura rural típica menorquina, rodeada de un cuidado huerto.

Siguiendo por la calle principal de Torret, llegaréis al caserío de S’Ullestrà, donde se encuentra el encantador hostal Binali.

Pasando S’Ullestrà, un desvío a la derecha nos indica el camino a Biniparell, zona poblada por casas de campo dispersas y de singular encanto.

Volviendo a la carretera de Sant Lluís a cala Binisafúller, aproximadamente en el kilómetro 2, se localiza el poblado talayótico de Binisafullet. Es un lugar arbolado, hermosísimo y que conserva, entre otros restos arqueológicos, una taula, un talayot y una sala hipóstila.[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]